TRATAMIENTO CON HILOS SUSPENSORIOS Y TENSORES

Hoy, nos gustaría regalaros una BOBINA DE HILO, de un hilo muy fino… 

De ese hilo tan delicado, pero muy delicado, del que pende nuestra vida… parafraseando eso de que “la vida pende de un hilo”… Es un  tipo de hilo del que hay que ir tirando, pero muy poco a poco, pues si estiramos mucho y lo tensamos, se puede romper,  y si se rompe… Todos sabemos lo que eso significa… Ese hilo requiere de mucha “delicadeza en su tirar”,  pero requiere que vayamos tirando de él, pues sino lo hacemos: no crecemos, no avanzamos y nos estancamos… No nos está permitido enrollarlo de nuevo…. Sólo desenrollar…
Esta reflexión metafórica os dejamos hoy… quizá porque en momentos de cierto “sosiego” nos da por parar e imaginar…

El tratamiento mediante HILOS PDO, es una técnica de suspensión con suturas biodegradables de polidioxanona de alta tolerancia, que se han utilizado en cirugía cardíaca y general durante mucho tiempo. Durante este procedimiento se utilizan agujas/cánulas para insertar los hilos en los tejidos conectivos más profundos, creando así tensión trabecular que produce un leve estiramiento del tejido subcutáneo y de la piel, que se reafirma después de varios meses, entre 3-6 meses, por el aumento natural del tejido conectivo propio (de nuestro COLAGENO natural por su estimulación activa). Los hilos permanecen el tejido durante aproximadanente de 6 a 8 semanas, siendo sustituidos a su reabsorción por nuestro propio colágeno.  Para el tratamiento se utiliza anestesia local en los puntos de entrada.

En general e inmediatamente después del tratamiento puede producirse inflamación y dolor temporal y enrojecimiento , pero estos efectos desaparecen por sí solos a las pocas horas.  Se puede sentir dolor, tirantez e incomodidad después del procedimiento, aunque por lo general es suave y se resuelve en varios días después del tratamiento.

Siempre existe la posibilidad de hematomas al pichar la piel, que se reabsorben desde unos días a dos semanas. Pueden quedar repliegues por la tracción ejercida que se normalizan en 3-4 días.

Aunque las suturas de PDO consiguen algunas mejoras en la laxitud, no la corregirán del todo pues además el proceso de envejecimiento continúa en los próximos años. El número de suturas es variable en cada caso individual y puede que sean necesarias varias sesiones de tratamiento, cada 4 a 6 semanas, para obtener la mejoría estética deseada, así como otros tratamientos adicionales.


Pero os queremos dejar estas fotos que generosamente nuestras pacientes nos han permitido publicar, estos otros HILOS, los SUSPENSORIOS, nos permiten de manera muy natural recuperar parte de la flacidez que se provoca por el paso del tiempo y ayudar a recolocar el rostro, manteniendo nuestro óvalo facial: un “ligero lifting”….

Podemos colocar pocos, muchos, término medio… los que sean necesarios en cada rostro.

Recordad nuestra frase:   NO SOMOS CLONES, SOMOS CADA UNO DE NOSOTROS MISMOS.  

Recordar que os contamos cosas puntuales pero lo mejor: “pregúntanos qué podemos hacer para armonizar tu rostro”. Cada uno tiene el suyo y tened por seguro que vamos a mantener esa identidad:  pequeños “toques”, no de magia sino de medicina estética hecha desde la medicina, desde el corazón y cómo no “con mucho arte: el arte de esculpir”.

Gracias por seguirnos y seguir.  

No olvidéis seguirnos en redes:

Instagram y Twitter: @vitissana

o Linkedin: Marta Redondo Hernando.

  www.vitissana.com